ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
Digno y firme hasta el final
Soy Alejandra Sepúlveda Figueroa, mujer chilena, hija de esta tierra, nieta del General Orozco QUEPD. un veterano de 98 años muerto injustamente en prisión, soldado que sirvió fiel y lealmente a su patria y que finalmente transitó por el callejón de la muerte que es Punta Peuco.
COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
 
Digno y firme hasta el final
 
Santiago, 1 de Septiembre de 2020.
 
 
Soy Alejandra Sepúlveda Figueroa, mujer chilena, hija de esta tierra, nieta del General Orozco QUEPD. un veterano de 98 años muerto injustamente en prisión, soldado que sirvió fiel y lealmente a su patria y que finalmente transitó por el callejón de la muerte que es Punta Peuco.
A causa de su defensa, fui víctima del abuso de poder de un ministro de fuero (¿juez?) que goza de FUERO y que me amenazó con riesgo físico, por haberme querellado contra él por prevaricación y trato vejatorio en contra de mi abuelo.
Soy también abogada y en esa condición en representación del ciudadano chileno Jorge Muñoz Pontony (coronel en retiro del ejército de Chile), recluido en el C.C.P. de Punta Peuco, desde hace 3 años, teniendo 83 años de edad y diversas patologías en tratamiento, vengo en comunicar a la opinión pública lo siguiente:
 
1. Que a las 00 hrs de hoy, el Sr Muñoz Pontony, ha comenzado una huelga de hambre autoimpuesta. Su determinación es absolutamente personal y no involucra a sus camaradas de armas que lo acompañan en prisión, ni al personal de gendarmería que lo custodia.
 
2. Que en escrito dirigido a S.E. el Presidente de la República, Don Sebastián Piñera Echeñique, con fecha 29 de Julio de 2020, solicitó su extrañamiento a un país en el que se autoriza la eutanasia. A la fecha no ha recibido respuesta alguna del presidente, ni de ninguna autoridad del gobierno.
 
3. Que reiterando su inocencia en los hechos por los que fue condenado, ha decidido ofrecer su vida en una eutanasia para reivindicar su dignidad y honor personal y militar, ante una sentencia que como a tantos otros militares, le fue impuesta bajo la figura de ficciones jurídicas como impúdicamente lo admitió el Juez Solís en televisión, respecto de otros condenados.
 
4. Su solicitud se legitima y sustenta en el precedente de la resolución administrativa recientemente adoptada, como es el caso del asesino Celestino Córdova, quien no cumpliendo requisito alguno para obtener beneficios, y estando en condiciones de edad y salud que no guardan relación con la precariedad que vive el señor Muñoz Pontony, fue beneficiado con conmutación de su pena de cárcel efectiva. Pido para un soldado que sirvió lealmente a Chile, la conmutación de la pena para practicarse la eutanasia en conjunto con su conyugue, en equivalencia de beneficio similar al otorgado a un asesino que quemó vivo a dos ancianos y con quien el gobierno negoció.
 
5. El presidente y su ministro de justicia, deben observar y cumplir las indicaciones de LA CONVENCION INTERAMERICANA SOBRE LA PROTECCION DE LOS DDHH DE LAS PERSONA MAYORES, suscrito por el estado de chile y no pueden por tanto sustraerse de su deber ético y moral de acoger esta solicitud.
Hago un llamado a que el Ministro de Justicia, para que así como viaja a la Araucanía a negociar con un terrorista, tenga la disposición de visitar al Coronel Muñoz Pontony, para en un acto de humanidad acceder a la solicitud de un veterano de 83 años, cuya esposa además se encuentra afectada de un cáncer terminal recibiendo paliativo médico.
Si ésta solicitud no es atendida favorablemente, significa que el Fiscal Nacional Abbot, nos miente a todos los chilenos al declarar públicamente , que en Chile existe el principio de objetividad en la investigación de los hechos y que se aplica el Principio de Igualdad ante la ley.
 
6. Señor Presidente todo ser humano tiene derecho a morir de manera digna, más aun cuando se trata de un veterano.
Si Usted no aprueba esta solicitud, quiere decir que su Gobierno solo dialoga y negocia con terroristas condenados Señor, pero no con militares condenados por cumplir órdenes en resguardo de la patria.

En Santiago, a primero de septiembre de dos mil veinte. 

 

Las opiniones vertidas en ésta página son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de la Unión de Oficiales en Retiro de la Defensa Nacional.