ejercito-chile armada-chile fuerza-aerea carabineros-chile
Las últimas horas del zorro del desierto, contadas por su hijo
El hijo de Rommel, Manfred, tenía 15 años y servía en una batería antiaérea cerca de su casa. El 14 de octubre de 1944, Manfred recibió permiso para regresar a su hogar, donde su padre continuaba convaleciente por las heridas que sufrió cuando una pareja de Spitfires de la RAF atacó a su Mercedes descapotable. La familia sabía que Rommel estaba bajo sospecha luego del Plan Valquiria y que personas cercanas a él ya habían sido ejecutadas.
  
 
El relato de Manfred comienza cuando entra a su casa y encuentra a su padre en el desayuno:
 
"Llegué a Herrlingen a las 7:00 de la mañana. Mi padre estaba desayunando. Rápidamente me trajeron una taza y desayunamos juntos, luego dimos un paseo por el jardín.
 
«A las doce en punto, vienen dos generales para hablar de mi futuro empleo», mi padre comenzó la conversación. «Así que hoy se decidirá lo que está planeado para mí; ya sea un Tribunal Popular o un nuevo comando en el Este».
 
"¿Aceptarías tal orden?", le pregunté.
 
Me tomó del brazo y respondió: «Mi querido muchacho, nuestro enemigo en el Este es tan terrible que cualquier interés personal tiene que ceder ante él. Si logra invadir Europa, aunque solo sea temporalmente, será el final de todo. Por supuesto que iría.»
 
Poco antes de las doce en punto, mi padre fue a su habitación en el primer piso y se cambió la chaqueta civil marrón que solía usar con pantalones de montar, por su túnica africana, que era su uniforme favorito debido a su cuello abierto.
 
Alrededor de las doce en punto, un automóvil verde oscuro con chapa de Berlín se detuvo frente a la puerta de nuestro jardín. Los únicos hombres en la casa, aparte de mi padre, eran el capitán Aldinger (ayudante de Rommel), un cabo veterano de guerra gravemente herido y yo.
 
Dos generales, Burgdorf, un hombre poderoso y fornido, y Maisel, pequeño y delgado, salieron del auto y entraron a la casa. Fueron respetuosos y corteses y le pidieron permiso a mi padre para hablar con él a solas. Aldinger y yo salimos de la habitación. "Entonces no van a arrestarlo", pensé con alivio, mientras subía las escaleras para buscar un libro.
 
Unos minutos más tarde escuché a mi padre subir las escaleras y entrar en la habitación de mi madre. Ansioso por saber qué estaba pasando, me levanté y lo seguí. Estaba de pie en medio de la habitación, con la cara pálida. «Ven conmigo», dijo con voz tensa. Entramos en mi cuarto. «Acabo de decirle a tu madre», comenzó lentamente, «que estaré muerto en un cuarto de hora».
 
Estaba tranquilo mientras continuaba: «Morir de la mano de la propia gente es difícil. Pero la casa está rodeada y H. me está acusando de alta traición.» «En vista de mis servicios en África», dijo sarcásticamente, «tengo la posibilidad de morir por veneno.
Los dos generales lo han traído con ellos. Es fatal, en tres segundos. Si acepto, ninguna represalia se tomará contra mi familia. También dejarán en paz a mi personal.»
 
'¿Tu lo crees?', lo interrumpí. «Sí, yo lo creo. Les interesa mucho que el asunto no salga a la luz. Por cierto, si sale una sola palabra de esto, ya no se sentirán obligados por el acuerdo.»
 
Lo intenté de nuevo. '¿No podemos defendernos?' y me interrumpió. «No tiene sentido. Es mejor que uno muera que todos seamos asesinados en un tiroteo. De todos modos, prácticamente no tenemos municiones.» Nos despedimos brevemente el uno del otro. «Llama a Aldinger, por favor», dijo.
 
Mientras tanto, Aldinger había tenido una conversación con la escolta del general para mantenerlo alejado de mi padre. A mi llamada, vino corriendo escaleras arriba. Él también se quedó helado cuando escuchó lo que estaba sucediendo. Mi padre ahora hablaba más rápido. Volvió a decir lo inútil que era intentar defendernos. «Todo ha sido preparado hasta el último detalle. Me darán un funeral de estado. He pedido que tenga lugar en Ulm. En un cuarto de hora, usted, Aldinger, recibirá una llamada telefónica del hospital de reserva de Wagnerschule en Ulm para decir que he tenido un ataque cerebral en el camino a una conferencia. Debo irme, solo me han dado diez minutos.» Rápidamente se despidió de nosotros nuevamente y bajamos las escaleras juntos.
 
Ayudamos a mi padre a ponerse su abrigo de cuero. Cuando entró en el pasillo, su pequeño perro salchicha que le habían dado como cachorro unos meses antes en Francia, saltó hacia él con un gemido de alegría. «Cierra al perro en el estudio, Manfred», dijo, y esperó en el pasillo con Aldinger mientras retiraba al perro excitado y lo empujaba a través de la puerta del estudio. Luego salimos juntos de la casa. Los dos generales estaban parados en la puerta del jardín. Caminamos lentamente por el camino, el crujido de la grava sonaba inusualmente fuerte.
 
Cuando nos acercamos a los generales, levantaron la mano derecha en señal de saludo. “Herr mariscal de campo” dijo Burgdorf brevemente y se hizo a un lado para que mi padre pasara por la puerta. Un grupo de aldeanos estaba fuera del camino.
 
El auto estaba listo. El conductor de las SS abrió la puerta y se puso firme. Mi padre empujó el bastón de mariscal debajo de su brazo izquierdo, y con la cara tranquila, nos dio la mano a Aldinger y a mí una vez más antes de subir al auto.
 
Los dos generales se subieron rápidamente a sus asientos y las puertas se cerraron de golpe. Mi padre no volvió a girar cuando el automóvil se alejó rápidamente cuesta arriba y desapareció en una curva de la carretera. Cuando se fue, Aldinger y yo nos dimos vuelta y caminamos silenciosamente de regreso a la casa. Veinte minutos después sonó el teléfono. Aldinger levantó el auricular y se informó debidamente de la muerte de mi padre.
 
Entonces no estaba del todo claro lo que le había sucedido después de que nos dejó.
 
Más tarde nos enteramos de que el automóvil se había detenido a unos cientos de metros colina arriba de nuestra casa en un espacio abierto al borde del bosque.
 
Los hombres de la Gestapo vigilaban el área con instrucciones de derribar a mi padre y asaltar la casa si ofrecía resistencia. Maisel y el conductor salieron del auto, dejando a mi padre y a Burgdorf adentro. Cuando se le permitió al conductor regresar diez minutos más tarde, vio a mi padre hundido hacia adelante con la gorra y el bastón del mariscal caído de su mano".
 
Así fue el final del quizás más famoso general alemán de la Segunda Guerra Mundial.
 
Al público alemán se le dijo que Rommel había muerto como complicación de las heridas que recibió en Francia cuando los bombarderos británicos atacaron su auto personal poco antes del fallido complot.
 
El 18 de octubre de 1944, Rommel recibió un funeral de estado y Adolfo H. ordenó un día oficial de luto para conmemorar al general.

 

Fortis Leader

Fuente fotografía de Rommel: www.history.com/news/8-things-you-may-not-know-about-erwin-rommel